Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Si quieres saber más acerca de las cookies que utilizamos consulta nuestra política de cookies.
logo

Está claro que lo predeterminante para elegir un color de coche es el gusto de la persona que lo elige, pero ¿Qué pasa si estamos indecisos? ¿y si el color nos da igual y queremos fijarnos en otros factores, como el calor que pueda absorber o la resistencia a la suciedad?

A continuación te contamos algunos detalles que pueden ayudarte a elegir.

Como ya hemos dicho, lo principal a la hora de elegir el color de un coche son los gustos personales. Pero cabe destacar que muchas veces estos gustos vienen impuestos por modas o incluso por el color que te quieran vender con modelos en concreto mediante los anuncios.

En la práctica, algunos colores pueden ser mejores o peores, a la hora de disimular un poco más la suciedad. Además, unos colores absorben más el calor que otros. El color también puede provocar un sobrecoste en la contratación del seguro o cara a una futura reventa.

 

Colores claros vs colores oscuros

Si buscas un coche en el que no resalte mucho la suciedad, los mejores son los colores claros (blancos y grises plateados fundamentalmente). Por el contrario, los colores oscuros necesitan una mayor dedicación para mantenerlos limpios.

Antes de que todos los coches ya incluyeran de serie el aire acondicionado, el color más vendido en España era el blanco. Esto es debido a que dicho color refleja la luz del sol y consigue que el interior del coche se caliente menos. Por lo que podemos deducir, que cuanto más oscuro es el color, más energía del sol absorbe y más se calienta.

Antiguamente los coches solo se podían encontrar en 4 o 5 colores solidos. En la actualidad esta tendencia ha ido variando, ya que hoy en día los coches suelen incluir pinturas metalizadas.

pintura coche

A la hora de pensar en el coste del seguro, los colores metalizados incrementan el precio.

Si pensamos revender en un futuro el coche, es mejor elegir un color metalizado no muy brillante para que el coche no pierda demasiado valor de venta. También hay que tener en cuenta que los colores muy chillones hacen difícil revender el coche, teniendo que rebajar el precio para poder sacarlos al mercado.

Una vez ya has decidido cual es tu color de coche favorito, no olvides entrar en nuestra pagina web, donde encontrarás todo tipo de colores, de las mejores marcas y con las mejores herramientas para personalizártelo a tu gusto.

 

Share this