Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Si quieres saber más acerca de las cookies que utilizamos consulta nuestra política de cookies.
logo

Dentro del taller de chapa y pintura existe una gran variedad de herramientas y útiles. Entre todas ellas, hoy vamos a hablar de la pulidora para coche. ¿Y por qué de esta herramienta y no de otra? Pues porque, cuando llega el momento de comprar una, es fundamental saber qué características debe tener, así como conocer los distintos tipos que hay. Con esta información, la elección se ajustará  a nuestras necesidades.



Características de una pulidora para coche

A simple vista, una pulidora para coche parece una amoladora o una radial como las que se usan en varios sectores productivos para desbarbar o cortar metales. Esta similitud puede hacer pensar que cualquiera de estas herramientas rotativas es válida para utilizarse como una pulidora. Sin embargo ¿esto es así de simple? evidentemente la respuesta es que no.

La única similitud entre una amoladora y una pulidora es su estética. A partir de aquí, la pulidora para coches presenta una serie de características técnicas que definen su funcionamiento y aplicaciones.  

Dentro de las características generales que debe tener cualquier pulidora para coche, destacamos como principales las siguientes:

  • La gran mayoría de las pulidoras profesionales para coche funcionan con electricidad, salvo las que integran platos de menor diámetro que están diseñadas para trabajos de menor envergadura y que son neumáticas. Esto se debe a que es importante que no exista variación en el flujo de la energía que se le suministra para funcionar, como sí qué pasa con la herramienta neumática. La existencia de estas variaciones provoca pulidos irregulares en grandes superficies.

  • Deben tener regulador de velocidad para ajustar la velocidad del plato al tipo de trabajo, ya sea inicialmente o durante el propio pulido. Por este motivo, el regulador suele ubicarse en una zona cercana a la de agarre. De no ser así, cada vez que se quiere ajustar la velocidad es necesario parar la máquina.

  • Su número de revoluciones por minuto está limitado a unas 2500 como máximo, ya que una velocidad superior, como la de una amoladora tradicional (en torno a 11000), puede provocar daños graves sobre la pintura.

  • Disponen de arranque progresivo, especialmente aquellas pulidoras para coche de movimiento rotatorio. Gracias a ello, se evita el riesgo de salpicadura del pulimento y no se aplica una velocidad de pulido excesiva que podría provocar un arranque descontrolado de material.

  • La máquina debe pesar poco (en torno a unos 2 Kg) y haber sido diseñada desde un punto de vista ergonómico. Ambas características facilitan la labor del operario, reducen la fatiga y aumentan la productividad.

También es importante que disponga de otras peculiaridades destacables como una baja transmisión de vibraciones, un bajo nivel sonoro, sistemas para disipar el calor, etc. 

Por último, es importante mencionar que la pulidora trabaja conjuntamente con una serie de pastas de pulir, abrillantadores y boinas.

 Sistemas de pulido  

Ya sabemos que para pulir piezas del vehículo se necesita una pulidora, aunque ¿todas las pulidoras son iguales? la respuesta vuelve a ser que no. Existen distintos sistemas que ofrecen buenos resultados. Una forma de clasificar los sistemas de pulido es a través del movimiento que hace el plato de la propia máquina pulidora. En la siguiente tabla se describen las peculiaridades de cada sistema:


Sistema de pulido con pulidora rotativa

Sistema de pulido con pulidora roto-excéntrica o rotorbital


Sistema de pulido con pulidora orbital

-Primera tecnología que se utilizó en el pulido de vehículos.

- El movimiento que describe el plato es giratorio (radial).

-Su poder de abrasión es alto.

-Es fundamental controlar la presión de pulido para evitar marcas, aureolas o un exceso de arranque de material.

-Es necesario que disponga de un arranque progresivo para evitar daños sobre la superficie.

-Esta tecnología apareció como alternativa al sistema de pulido con pulidora rotativa con el objetivo de poder aprovechar otras herramientas disponibles en el taller.

- Su poder de abrasión es alto pero inferior al de la pulidora rotatoria.

-Su eficacia es menor, ya que no se puede variar la presión aplicada como en otros sistemas. Sin embargo, el proceso de pulido es más controlado y con menor riesgo de efectuar un efecto de abrasión excesivo.

-Es el sistema menos utilizado.

-Es la tecnología más reciente dentro del proceso de pulido.

-Puede ser de doble o triple acción

-Describen un movimiento radial y orbital a la vez. Esto le aporta las ventajas de los dos sistemas anteriores. Las de triple acción, además, integran un mecanismo que permite aumentar la potencia con una reducción de la velocidad. Con ello, se compensa la variación de presión ejercida por el operario y se consigue un pulido más homogéneo.

-Son fáciles de manejar, existe un mayor control sobre la máquina y transmiten menos vibraciones al operario.

- El riesgo de generar daños sobre la pintura también se reduce respecto a las rotatorias.

-Ofrecen muy buen resultado en operaciones de abrillantado y encerado.

Share this