Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Si quieres saber más acerca de las cookies que utilizamos consulta nuestra política de cookies.
logo

En verano tenemos que ser más cuidadosos si queremos conservar correctamente nuestro coche, ya que los días son más largos y las temperaturas más elevadas.

Los rayos solares afectan a nuestro coche principalmente por 2 factores:

  • Las altas temperaturas
  • Rayos ultravioletas

coche-sol

Así envejece la carrocería de nuestro coche

Como es normal, la exposición a los rayos solares afecta de manera diferente a cada uno de los componentes del coche. Las primeras partes afectadas son las que se encuentran en el exterior, entre las que destacamos las siguientes partes:

La pintura

La pintura es una de las partes que más se ve afectada por el sol, sufriendo la perdida del brillo y del color.

Los colores que más sufren la exposición a los rayos solares son el rojo, el amarillo, el negro y blanco. Los rojos suelen convertirse en rosas, los amarillos en beiges y los blancos suelen perder el brillo con el que salieron de fábrica.

Las molduras y gomas

Las molduras y gomas pierden sus propiedades, cogiendo un color blanquecino y resecándose. Hay que tener especial cuidado con las escobillas de los limpiaparabrisas, ya que se resecan con mucha facilidad. Otra zona son las juntas de las puertas o del maletero que pierden su estanqueidad, aumentan su fragilidad y se agrietan.

Faros y pilotos

Los faros y pilotos fabricados en materiales de plásticos también se ven afectados por el sol, perdiendo su brillo y tienden a volverse opacos, lo que impide que iluminen correctamente la carretera.

¿Cómo envejece la parte interior del vehículo?

En el interior hay que destacar el salpicadero y la bandeja trasera, dos elementos a los que les afecta enormemente la exposición solar. Estás zonas son las más expuestas al sol, debido a que se sitúan tras grandes cristales inclinados que facilitan la entrada de la radiación solar.

No hay que olvidar tampoco otras partes como el volante, la tapicería, los paneles de las puertas… aunque dichos elementos se ven menos afectados por los rayos solares.

¿Cómo debemos proteger nuestro coche del sol?

La solución más practica y sencilla es intentar aparcar nuestro vehículo a la sombra, pero esto no siempre es posible, ni podemos proteger el coche del sol mientras conducimos, así que, para solventar este problema, podeos encontrar en el mercado diferentes ceras que protegerán nuestra carrocería de la radiación ultravioleta. En nuestra página web encontrarás un montón productos para tener tu vehículo como nuevo.

Otra solución fácil para proteger el volante y el salpicadero es el típico parasol, que incluso protegerá también los asientos delanteros.

No es aconsejable lavar el coche cuando esté caliente, pues los cambios térmicos a los que exponemos a la carrocería estropearán el aspecto de nuestro coche.

Con estos pequeños cuidados, tu coche no sufrirá tanto y se mantendrá por mucho tiempo como nuevo.

Share this